Frívolo

Un blog sobre fotografía y literatura

Self-portrait with Robo-Spider from Mars

DSC_8211

Add a comment

Sobre mi libertad

Sobre mi libertad

Add a comment

Melómana Lima-Limón…

DSCF4050

Add a comment

Mexico Volando

Add a comment

Filtered sounds at K Street NW

20141009 173527
Estos sonidos fueron grabados una tarde mientras hojeaba un libro que discutía la obra de Gabriel Orozco, editado por MoMa. Por la tarde atendí a una conferencia y al salir de ésta, me detuve en la librería del Fondo, donde la mujer que atendía ya no era la misma. Las mujeres y hombres que trabajan en las bibliotecas y librerías son ahora de lo más amables. Pocas almas acostumbran ya pasearse entre los anaqueles y los únicos que aún lo hacen son calurosamente bienvenidos. Hoy hubo un repentina alerta de tornado y volví temprano a casa. El hombre que me ha traído tiene dos empleos; es empleado gubernamental en uno de ellos sirviendo como chofer a James Hadley Billington, Bibliotecario de la Biblioteca del Congreso.

Add a comment

Religion

Add a comment

La otra glorieta del caballito….

Add a comment

BB

Add a comment

Work Place V1.1

Add a comment

Work Place v1.0

Add a comment

- Animals (1977) –

DSCF3387

Add a comment

London calling

DSCF3387

Add a comment

precision degrees of light @ the ibis montmartre

DSCF3387

Add a comment

WIVIW – 6:30 – 1.4.14

DSCF3387

Add a comment

Gallery W, CD. Victoria

DSCF3387

Add a comment

Gallery Place M, Washington D.C.

DSCF3387

Add a comment

Truck, Urbana – Chicago

IMG_0206

Add a comment

Self-Portrait v3.0

1 comment

Self-Portrait with Fountain

Add a comment

King Robbo

Follow this link to watch Robbo vs Banksy Graffiti Wars

Not available in your country?… Try downloading the full-length video here

Add a comment

Constantin Leon Cristobalievich Dupouy Peshkov, a sus dos años

Add a comment

Ana

Ana

Add a comment

The Madam’s Organ – Washington, D.C.

DSCF2004

Add a comment

The “It’s A Shame” Campaign, near the World Bank

DSCF1975

Add a comment

Near the Washington Monument

DSCF1998

Add a comment

Manufactura Muerta 2

DSCF1444

Add a comment

Manufactura Muerta 1

DSCF1381

Add a comment

The Washington Monument and the Reflecting Pool

Washington Monument

Add a comment

Colores

Add a comment

Cámaras

Add a comment

La imaginaba deslumbrada en la ciudad silenciosa…

“La imaginaba deslumbrada en la ciudad silenciosa contemplando las ruinas de todo y diciéndose a sí misma que ésa era la imagen que siempre había tenido de la ciudad. La imaginaba laboriosa, con una sonrisa en la cara, ayudando a todo aquel que se lo pidiera, y curiosa, también, recorriendo las calles y las plazas y reconstruyendo el perfil de la ciudad en la que siempre, en el fondo, había querido vivir. También, durante aquellas noches, la imaginaba muerta, de cualquier enfermedad, una enfermedad que no le proporcionara una agonía excesivamente lenta ni excesivamente rápida. Una agonía razonable, el tiempo suficiente para dejar de chupar vergas y envolverse en su propia crisálida, en sus propias penas.”

Roberto Bolaño, 2666

Add a comment

Obreros

Conforme pasa el tiempo, más me voy acostumbrando a todo esto e incluso esa sensación fulminante que electrizaba mis brazos durante las primeras semanas cada vez es menos frecuente y menos dolorosa; claro, incluso me voy acostumbrando a vivir sin ti. No podría decir si lo que ocurre es placentero. Mejor dicho, sí que podría y sé que no lo es; pero sería harto complicado describirle a los médicos cómo es que el color blanco en el que ahora habito, cuando es puro, cuando es absoluto, deja ya de consumir y hace que pierda total sentido. Cuando estábamos juntos, alguna vez Degas llamó por teléfono y paso a visitarme a la calle de la Rambla. En ese entonces, él comenzaba a vestir con traje negro y en ese día en particular lo acompañaba con una corbata muy roja. Degas había decidido dejar el trabajo de barman y se incorporaba sin pago a una agencia en donde aprendía el oficio de comerciar con lo intangible. Aún era libre, pero había síntomas leves de la enfermedad. Tal vez entonces leía una novela de detectives. Discutimos un rato, no quiso tomar café. Le platiqué sobre la novela, pero me dijo que dejara todo eso de la novela a un lado. Me dijo que yo era un obrero. Me dijo que él era un obrero. José, también era un obrero y lo mismo Miguel. Amanda, Joaquín, Ramón, Lucero. La señora que vendía el café, aquél conductor, el policía. Me dijo que tú eras una obrera.

“¿No te das cuenta? Todos somos obreros.”

Si hubiera dicho que todos éramos parte del proletariado global y que debíamos unirnos, tal vez le habría forjado un porro; pero no, no dijo proletario, y recalcó o-b-r-e-r-o-s, con un tono seco, duro, muy lastimoso. En aquella ocasión, me recomendó que dejara de verte. Me dio consejos para todo. Hacia aquellas fechas, todavía no me habían diagnosticado como enfermedad y tú aún me amabas. Las flores que mandaste la semana pasada traían una tarjeta que decía senior vice president and chief financial officer. Es lo único que queda con color en este inmóvil cuarto blanco. Ahora que gozo de un rato de lucidez (antes de volver a los brazos de morfina); mi Enfermera, a quien le invento poemas fantásticos, escucha conmigo un poco del Delicate Sound of Thunder antes de la inyección.

 

Add a comment

¿Ser poeta?

¿Ser poeta? … no me gusta, y pienso, desde lo más profundo de este ser, que desafortunadamente, aunque parece bonita profesión, la poesía ha sido y será oficio sólo para los jodidos. Claro, para jodidos-lectores, para maricas, para los cursis y espacio para jodidos-escritores que sin lugar a dudas son pretenciosos. Hablemos pues, de los libros de verdad: de aquellos libros que nos dan gran utilidad, como los tremendos títulos de la administración y el liderazgo; del último libro posible que compile la sabiduría para guiar las grandes empresas humanas. De la biografía que desentraña la lucha del que lidera el progreso y la innovación, de esa hablemos, como de los libros de la historia que enumeran la guerra y la conquista, sin olvidar los libros de consulta, los diccionarios enciclopédicos que se muestran imponentes y que con tanto furor contrastan con el color de la caoba en esos antiguos libreros. De los manuales y de los almanaques, señora, de eso hablemos, y de los siempre fabulosos volúmenes editados con recomendaciones, de acción y, de política. ¿Ser poeta, yo? Ni pensarlo. Me comería las manos de tanto desencanto. De ese estupor tomaría baños en los ríos de la sangre y el excremento de los desposeídos, los vagabundos y los leprosos; para abatir mi frustración comería gusanos malditos y haría que los hormigas de tanto picotear mis corneas me dejaran ciego. Haría el amor con los perros y desmembraría a todas las empleadas vírgenes de maquiladora que quedan aún en la frontera. Me perdería en orgías monumentales, lascivas, entre inmaculadas anfetaminas, con dios y con todos los diablos. Si yo fuera poeta mis versos sabrían a ajo podrido y cebolla, mi lengua sería herética y culera. Arderían las columnas que sostienen esta ciudad y el fuego abrazante fulminaría a los niños y a los ancianos. Si yo fuera poeta, sería un puto poeta travesti, hijo de anglosajón, adicto al cristal, y me prostituiría cada pinche jueves en el baño del Starbucks de la 17 y K, cerca de la Casa Blanca. No corazón, no amor mío, si yo fuera de verdad un tremendo poeta, tendría que abrir los ojos en este infierno y contártelo todo muy despacio y al oído…

Add a comment

La Rambla, BCN

Add a comment

Fút @ barrio Gótico BCN

20120717-075953.jpg

Add a comment

Autorretrato

20120703-094253.jpg

Add a comment

El fin de una tarde de verano en Boston, 30 de Junio de 2012

20120703-092820.jpg

Add a comment

Pride Parade

20120610-141123.jpg

Add a comment

Snow Washington, DC

Add a comment

New York City Boy

Add a comment

No God but Allah – The White House, May 5 2012

20120526-014836.jpg

Add a comment

Girasol en casa

Add a comment

The Capitol @ Washington, D.C.

Add a comment

LGBT Rally @ Washington, D.C.

Add a comment

National Cathedral at Washington, D.C.

Add a comment

Joseph Aloisius Ratzinger – Pennsylvania Avenue, Washington, D.C.

Add a comment

Retrato de Cristobal Dupouy

Add a comment

Budva, Montenegro

Add a comment

A la salud en Venecia

1 comment

Occupy Frankfurt

Add a comment